Documentos

Lección 1 – Leonardo Fabio Martínez Pérez

Educación en Ciencia, Tecnología, Sociedad y Ambiente: historia y
desafíos actuales para la formación ciudadana

 

Documento Lección 1

 

Lección 2 – Julio Alejandro Castro Moreno

Propuesta de integración de la educación en ciencias y la educación ambiental desde una perspectiva filosófica.

Documento Lección 2

 

Lección 3 – Paulo Marcelo Marini Teixeira

Panorama de la investigación en Educación en Ciencias en Brasil: Una mirada con base en la producción académica en la enseñanza de la biología.

Documento lección 3

 

Lección 4 – Alfonso Claret Zambrano

Los últimos avances de la investigación en Educación en Ciencias

Documento Lección 4

Anuncios

11 comentarios en “Documentos

  1. eDIE-UD Claudia María Cardona, Estimado Doctor Jaime Yañez, quiero preguntarle según su comunicado de Justicia y Moral, si este concepto puede confundirse con lo que describe la Bioética, desde la no maleficencia, la voluntad y la autonomía por el respeto a cualquier forma de vida, y si esto puede ser diferenciado, cuál es el argumento para establecer una cultura social que respete la diferencia y permite el “Buen Vivir”, será que la discusión ético desde la equidad, viabilidad y soportabilidad solo es una cuestión meramente económica y olvida la justicia ambiental?, cómo volver a sociedades más respetuosas, las compasivas, o cómo recuperar los valores y principios que desde el temor religioso se tenían como actitudes sociales de convivencia?

    Me gusta

  2. Doctor Ancízar Narváez Montoya, con respecto al escrito titulado Educomunicación: ¿Investigar en medios o investigar en comunicación?, se generan las siguientes preguntas:
    1. Cuando se habla de la Educomunicación como la apropiación de determinados códigos sintácticos –semánticos, que se pueden observar en manifestaciones como la Educación mediática, la Educación escolar y Educación cotidiana, y que en términos de códigos lo estableces con Educación icónico -narrativo, la Educación alfabética – argumentativa y Educación oral- ritual. Me surge como pregunta ¿Por qué se deja de lado la estructura cultural que es tecnológica?, ¿Cómo se puede ver esta estructura tecnológica en estas manifestaciones de la Educación mediática, la Educación escolar y Educación cotidiana?
    2. En la parte metodológica ¿Cómo se vería la estructura tecnológica?
    3. En esta forma metodológica de investigación, cuáles serían los instrumentos más significativos para la recolección de la información.
    Agradezco su atención y respuesta a estas preguntas.
    Cordialmente;
    Mauricio Becerra G.

    Me gusta

  3. Doctora Claudia Rozo, con respecto al escrito titulado “Cartografía del saber/hacer: para una lectura otra de las tecnologías”, se generan las siguientes preguntas:
    1. ¿Cuál es el conocimiento del Manglar o de la pesca narrado por las mujeres?
    2. ¿Cuales son los instrumentos utilizados para la recolección de la información?
    3. ¿Cómo se relaciona lo tecnológico con el conocimiento de las técnicas artesanales?
    Agradezco su atención y respuesta a estas preguntas.

    Cordialmente;

    Mauricio Becerra G.

    Me gusta

  4. Buen día,

    Doctora Rocío Rueda,

    Primero, quiero expresarle mi interés por las aproximaciones teóricas y las reflexiones que comparte en su documento: “La pregunta por la subjetividad y las tecnologías de la escritura”.

    Con relación a la cultura material y a la necesidad de pensar lo cotidiano, recordé un texto de Georges Perec “¿Aproximaciones a qué?” que hace parte de su libro “lo infraordinario” (2013), me permito citar un aparte:

    ” Como hablar de estas “cosas comunes”, cómo asediarlas, cómo hacerlas salir, arrancarlas del caparazón al que están pegadas, como darles un sentido, una lengua: que finalmente hablen de lo que existe, de lo que somos. Quizás se trate de fundar, finalmente, nuestra propia antropología: la que va a hablar de nosotros, la que va a buscar en nosotros lo que durante tanto tiempo les hemos copiado a los otros. Ya no lo exótico, sino lo endótico.” (Perec, 201: p. 15)

    Con respecto a las metodologías quisiera proponer dos interrogantes:
    1. ¿Qué estrategias metodológicas emplea la etnografía virtual” y
    2. ¿Qué son etnografías multisituadas?

    gracias
    r

    Me gusta

  5. Doctor Alexander Ruíz,

    Primero quiero expresarle que su texto me ha dejado con curiosidad de saber más: lo que quiere decir que ha abierto caminos, recordado lecturas que han sido fundamentales en mi trayecto formativo. Hablo de un texto de Paul De Man “La autobiografía como desfiguración” (1991) en Suplementos Anthropos, número. 29. A grandes rasgos, podría decir que encuentro una afinidad entre la propuesta de los tropos del lenguaje: metonimias, metáforas y prosopopeyas -poner palabras en la boca de los muertos, de los ausentes- y su propuesta de la ausencia como condición estética en la autobiografía.

    Este punto me interesa mucho, quizás por que antes de pensar el ejercicio autobiográfico me acerque a la práctica del auto-retrato y en esta práctica si que se nota y se vive cierto silencio, cierta quietud y si me permite ausencia de sí al momento de intentar figurarse. Como si para aparecer en la imagen uno tuviera que olvidarse por un momento de su propia identidad. Verse como otro.

    Y la pregunta… Podría tener que ver con la manera como entran a jugar en la constitución autobiográfica las imágenes de sí, no solo aquellas producidas mentalmente sino las fotografías, vídeos, rastros caligráficos, etc.

    gracias

    Me gusta

  6. Buenas noches profesor Alexander. Muchas gracias por el texto compartido.

    Tras la lectura me surgen algunas preguntas acerca de su experiencia en relación con el recurso del relato autobiográfico en el escenario de la investigación cualitativa:

    • ¿Podría compartirnos el proceso de obtención de relatos autobiográficos con actores poseedores de memorias dolorosas en quienes la capacidad de narrar pareciera bloqueada?

    • En relación con la afirmación “es importante hacer devolución de los relatos construidos a los actores o protagonistas de los mismos, lo cual atiende a la obligación moral del investigador de respetar la dignidad de sus interlocutores permitiéndoles eliminar, atenuar, resaltar o confirmar -según sea el caso- los elementos centrales o periféricos de sus historias” (pág. 11), ¿se ha encontrado en un escenario en donde los relatos se transformen de manera significativa, casi en su totalidad, tras este proceso?

    • También, en relación con la anterior afirmación, ¿Ha ocurrido que tras dicha devolución de los relatos construidos, los actores hayan desconocido sus propios relatos?

    Muchas gracias.

    Me gusta

    • Profesor Alexander buenas tardes. Mí pregunta es Qué elementos deben tenerse en cuenta para el tratamiento de las historias de vida? Cómo se deben​ consolidar las categorías de análisis para las historias de vida?

      Me gusta

  7. Profesor Alex, buenos días.
    He leído su texto “Escrito con el alma. El relato biográfico en la investigación social y educativa”, que será tratado el día de hoy en la cátedra doctoral. Pese a los plazos dados por usted, pero con el objeto de colocar “el método en discusión”; respetuosamente, quisiera se profundizará en algunas cuestiones, suscitadas en mí:
    Usted inicia el texto presentando una diferencia entre biografía y relato biográfico (pág. 3), y señala que el texto de la lectío se centrará en el segundo “en sus posibilidades expresivas y literarias (apartado uno); y en sus usos pedagógicos (apartado dos)” (pág. 4). No obstante, en el apartado uno la cosa torna sólo a lo biográfico e incluye el texto de ficción señalando que ambos comparten “una intención comunicativa inmediata o diferida” (pág. 4), algo que también puede atribuirse al relato autobiográfico pues este, según la definición introducida por usted, “da cuenta de algunos acontecimientos o episodios de la vida del relator (pág. 4) que “hace accesible figurativamente, parcialmente la experiencia de los otros, su forma de ser y estar en el mundo” (pág. 8).
    • ¿Hasta dónde, entonces, un relato autobiográfico que se emplea como instrumento dentro de la investigación social, es un instrumento objetivo y válido cuando sobre él cabe la sombra de la ficción? -Valga decir que el valor de instrumento se lo he dado yo, pues usted señala que el relato biográfico “es una estrategia” (pág. 11)
    • ¿Cómo hace el investigador para denotar y connotar dicha objetividad (el fenómeno construido por el sujeto) de una expresión subjetiva del sujeto investigado (la ficción introducida en el relato biográfico), cuando el fenómeno es de por sí lo que se manifiesta-aparece-desvela a la conciencia individual, parafraseando a filósofos como Kant, Husserl y Heidegger; incluso cuando se toma en consideración la advertencia que usted cita de Giordano (pág. 8)? Mucho más allá, ¿Cómo se asegura que la “intencionalidad” (al decir de Husserl) del relato autobiográfico, coincida con la “intencionalidad” del investigador?
    • ¿Basta con la verisimilitud (pág. 5) y la veracidad (pág. 6) tal y como usted las define, para que el relato autobiográfico tenga validez (objetividad) investigativa?
    • Si el relato biográfico “es una estrategia” (pág. 11) ¿Cuál sería entonces el instrumento que se usa en esa estrategia y cuál sería el método? Finalmente,
    • En la misma página11 usted señala lo importante que es devolver los “relatos construidos a los actores o protagonistas de los mismos” pues “esta estrategia de validación permite a los relatos ganar precisión, pero sobre todo les otorga legitimidad y confiabilidad, tanto a los participantes del estudio, como a los lectores directos o potenciales”. ¿Es entonces la aprobación del sujeto que investigamos el que valida lo que debería establecerse como objetivo? ¿Cuál sería, entonces, el papel del investigador?

    Muchas gracias por su respuestas….

    Carlos Merchán

    Me gusta

  8. Profesor Alexander buenas tardes. A partir de la lectura me surge la siguiente pregunta: ¿qué elementos deben tenerse en cuenta para el tratamiento de las historias de vida? ¿Cómo se debe consolidar las categorías de análisis para las historias de vida?

    Me gusta

  9. Profesor Alexander buenas tardes. Su texto es muy pertinente para mis intereses investigativos sobre historias de vida de docentes en situaciones de conflicto armado y violencia política. En este sentido, me surge una duda sobre ¿Cómo reconocer en los relatos autobiográficos relatos de veracidad,sin caer en una mirada que solo reconoce ese hecho relatado como única fuente de verdad? Muchas gracias

    Me gusta

  10. Buenas tardes profesor Alexander.
    Fue muy agradable leerlo y acercarse a la estrategia narrativa como usted bien lo propone.
    Existe una parte del texto donde se habla acerca de la verosimilitud de un relato, dando algunas pistas de cómo se valora este. sin embargo ¿cómo un investigador contrasta o verifica lo verosímil de una historia, de un relato autobiográfico, cuando su impronta es totalmente subjetiva?, se debe confiar en el sujeto, en que sus narraciones son sinceras? ¿Cómo se alcanza la legitimidad y aceptación de estas?

    Muchas gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s